Hoy se confunden dos sentimientos encontrados, contradictorios pero que sin embargo confluyen en este dia .-Si compatriotas hoy 24 de marzo confluyen dos sentimientos uno fundado en la causa y el otro en la consecuencia.-
Comencemos al revés vamos a referirnos primero al repudio, la consecuencia que desemboca en el NUNCA MÁS al terrorismo de estado, a la desaparición de personas, a la censura y a la autocensura de los ciudadanos por miedo a estar en alguna libreta de un compañero, hoy desaparecido, NUNCA MÁS a la abolición del estado de derecho, a una sociedad anodina, a aceptar las atrocidades con la burda justificación de: «algo habrán hecho», NUNCA MÁS a la entrega del patrimonio y la soberanía nacional, a mirar al compatriota, al compañero, a tu hermano como a un extraño, NUNCA MÁS a traicionar los intereses de clase, al miedo a repudiar acciones que no llevan verdad y/o que sean injustas, a ver al estado como tu enemigo, o aplaudir la expoliación del extranjero .-
Posiblemente la horrible oscuridad que comenzó el 24 de marzo de 1976, se centró en saquear la Patria y para ello había que revertir el nuevo sentido común, que guiaron a nuestros desaparecidos, aquellos que entregaron lo más sagrado de un ser humano, su propia vida, su bien el terrorismo de estado tenía una fuerza descomunal, no solo fue la falta de ponderación del Poder aniquilador del estado, sino que también hubo una sociedad que aceptó un nuevo sentido común, se fortaleció la cultura del individualismo, el no te metás, la salida individual, había que desarticular la colectivización de los ideales, de la ponderación de ser nacional, de la hidalguía de los pobres, de los nadie, por todo esto por la eliminación física de muchos, por el entierro de los sueños colectivos, va el repudio al genocidio fratricida, llevado adelante en nombre del estado nacional argentino. Después de 43 años seguimos aprendiendo a luchar contra los procesos que nos pueden llevar a otro fracaso, la memoria basada en la verdad y la justicia debe ser la guía para los tiempos que vienen.-
Reivindicar los ideales de muchos hombres y mujeres que no dudaron en arriesgar su vida, su libertad y su patrimonio para sostener los ideales colectivos, las convicciones de hacer un país mejor y más justo, convencidos de que hay un sueño de justicia, de equidad, de la vida en libertad y de la construcción de una patria justa, libre, soberana, democrática y solidaria .-
Bregamos desde FAJUS, por el nacimiento de un nuevo sentido común, el del ser nacional como ejemplo de solidaridad, de entrega, de tesón , de generosidad y de nobleza, el de mantener las convicciones aunque sean inconvenientes, no ser colaboracionistas con quienes llevan acciones contra el pueblo y la Nación Argentina, reivindicamos quienes dieron sus vidas por sus ideales y por sus convicciones.-
Hoy escuchamos hablar de la unidad hasta que duela, decimos que la unión cuando se funda en ideales y convicciones NO DUELE se festeja y es motivo de reivindicación porque también es fruto de aquellas semillas que sembraron nuestros desaparecidos, por eso estas fechas mezclan dos sentimientos encontrados, la reivindicación y la visión de un futuro que sólo se puede darse con la restauración de una nueva Nación, donde las Instituciones, la República, la ley, la justicia y la distribución de la riqueza, sean bases fundacionales.