DESCARGA DE NOTAS:

FAJUS DECLARACION FUNDACIONAL (1)

Lxs abajo firmantes lanzamos hoy un agrupamiento político y social, al que hemos denominado “FORO DE ABOGADXS POR LA JUSTICIA SOCIAL” (FAJUS), que se propone intervenir en la vida política, social e institucional de nuestro país.  Somos Abogadxs que provenimos del Peronismo y de las fuerzas afines que hoy conforman Unidad Ciudadana con el liderazgo de Cristina Fernandez de Kirchner.  Algunxs formamos parte de sus partidos políticos o de distintos agrupamientos y muchxs no encuadradxs pero todos lo hacemos  en forma individual, sin representar en este espacio a tales conformaciones.

a) Lxs integrantes de este colectivo en nacimiento nos encontramos hondamente preocupados por la crisis fenomenal en lo cultural, social, político, económico y lo institucional, a que nos ha llevado el gobierno neocolonial de Cambiemos.

Desde ese lugar pretendemos mancomunarnos con diversos grupos del archipiélago Peronista kirchnerista que provienen  tanto de camadas nuevas de adherentes, quienes se volcaron a la política como autoconvocadxs, como de grupos de militantes que por motivos diversos no forman parte de las estructuras orgánicas del sector político al que adherimos. Pretendemos trabajar en paralelo con tales estructuras tendiendo puentes entre nosotrxs para reforzar la tarea militante, con la pretensión de colaborar con la unidad del movimiento nacional y popular, imprescindible para retomar el gobierno del pueblo que reconquiste los derechos perdidos en estos más de dos años, y profundice un programa trasformador, tomando en cuenta los avatares de la historia mundial contemporánea, sus desajustes, su flagrantes injusticias y las devastadoras consecuencias producidas por un gobierno oligárquico y entreguista.

b) Como primera expresión de unidad de concepción manifestamos nuestra adhesión al espacio Peronista Kirchnerista que lidera nuestra compañera CFK y que conforman también diversas fuerzas políticas y sociales afines y, por ende, al frente político Unidad Ciudadana. Reivindicamos los tres mandatos de gobierno como los más identificados con la doctrina y la práctica del Peronismo originario liderado por Perón y Evita durante el siglo XX. Desde las bases de ese espacio político –reforzándolo en la medida de nuestras humildes posibilidades- queremos contribuir con la tarea imprescindible de la unión del campo popular, coadyuvando a la constitución de un gran frente político nacional y popular que ponga límites y destierre definitivamente los predicamentos de los gobiernos bochornosos de directivos empresariales (Ceos) y vende patrias.

Nuestra reivindicación de los 12 años de gobierno de 2003 a 2015 la hacemos sin beneficio de inventario, asumiendo totalmente sus virtudes así como sus falencias y errores, asumiendo también entre todos la tarea inconclusa de no haber podido concretar medidas tendientes a afirmar para siempre nuestra independencia económica y soberanía política; Pero convencidxs que la inconcreción fue por una desfavorable correlación de fuerzas, por la falta de una verdadera organización popular y por el enfrentamiento total de los dueños del poder en manos de las corporaciones y grupos oligárquicos, conducidos por los medios hegemónicos de nuestro país.

C)La crítica situación que vive hoy nuestro país es consecuencia de la implementación de una geopolítica que se está dando en toda Latinoamérica, bajo las formas de golpe blando, guerra judicial (lawfare). La misma busca derrocar los gobiernos populares y, por carácter transitivo, destruir el proyecto integracionista representado por UNASUR, cuyo primer secretario general fue precisamente Néstor Kirchner, intensificando la política de aislamiento de los gobiernos populares, así como también, acabar con el proyecto integrador económico del Mercosur. La finalidad última de esta geopolítica es sustituir los gobiernos democráticos por regímenes autocráticos tutelados por EE UU. El gobierno de Cambiemos es funcional a las estrategias fragmentadoras de la Casa Blanca y con la aceptación de los postulados del FMI, hipoteca la soberanía económica de nuestro país para las próximas décadas. No es ocioso recalcar que la estrategia seguida por el actual gobierno significa y significará un drástico recorte al Estado Derecho, ya que sin esta supresión no será viable el pretendido proyecto colonial.

Nuestra función tendrá como pilar de ejecución ayudar a terminar con esta estructura gubernamental al servicio del delito que opera al Estado con su plan de negocios mafiosos, que ha destruido hasta los cimientos de nuestra soberanía, nuestra justicia social y los derechos que supimos conseguir.

Debemos contribuir a un pensamiento transformador de las estructuras institucionales, siendo uno de nuestros objetivos trabajar para la creación de una nueva Constitución, sosteniendo los preceptos fundamentales que dieron base a la constitución de 1949, no sólo como una herramienta jurídica sino también como un proyecto político. La gravedad de la crisis institucional en general, y en lo particular en el ámbito del Poder Judicial (institución monárquica e inquisitorial, sobre todo en su competencia federal), totalmente afín a nuestra incumbencia profesional, nos obliga al estudio, análisis y debate de una profunda transformación en tales ámbitos.

En lo inmediato y atento a que todavía nos rige la constitución de 1994 debemos reclamar que el acuerdo a que se llegó con el F.M.I. sea tratado en el Parlamento Nacional de acuerdo a lo estipulado en el art. 75 de la C.N., so pena del repudio y nulidad de la deuda contraída.

D) Sabemos que el poder hegemónico está promoviendo candidaturas de dirigentes que se proclaman peronistas, pero que han abandonado hace mucho tiempo las banderas que dieron fundamento al Movimiento. Por ello debemos desde nuestro lugar, reforzar el espacio al que adherimos para hacerlo grande y fuerte, capaz de realizar los acuerdos necesarios para arribar a la unidad a la que debemos llegar, mancomunándonos con todos los grupos de abogados y abogadas afines, lo que no será impedimento para aunar esfuerzos con otros colectivos, sin importar la actividad laboral o profesional que desarrollen, toda vez que el hilo conductor sea coincidente con nuestros objetivos y estén dispuestxs a dar la pelea por un Estado al servicio del pueblo.

Adherimos totalmente a la declaración emitida por la mesa política del Congreso Nacional Justicialista: “…El Peronismo es un movimiento plural con vocación de gobierno y con diferencia de matices, abierto para recibir a todos aquellos que abracen y sientan con profunda vocación la independencia económica, la justicia social, la soberanía política y el respeto irrestricto por los derechos humanos…”

Adherimos también, al pedido de Auditoría de toda la obra pública requerido por C.F.K. y su bloque parlamentario, para que la operación de los cuadernos no quede circunscripta a algunos funcionarios de nuestros gobiernos o empresarios acusados de kirchneristas, que son encarcelados de inmediato por tiempos increíbles y ante meras imputaciones, mientras los DELINCUENTES CONFESOS de la patria contratista se van a sus casas, como si no se hubieran autoimputado de delitos varios.

E) Pertenecemos a un gremio muy conservador, mancomunado con un poder judicial al servicio de minorías. Estábamos resignados a ello y veíamos con dolor lo que sucedía en ambos campos, pero el habernos encontrado en circunstancias casi casuales una gran cantidad de profesionales convierte a este encuentro en una anomalía del sistema, tal como lo fuera la asunción de la presidencia del compañero Néstor Kirchner en 2003, con sólo el 22% de los votos.

Para lograr nuestros objetivos nos es imperioso manifestar que tenemos una clara vocación por la participación popular y, por esto, es dable el respeto irrestricto a la voluntad mayoritaria sin dejar de considerar las opiniones de la minoría. No nos creemos depositarios de ninguna verdad revelada, pero consideramos que es necesario comprender que estamos del lado de lxs oprimidxs y que estamos imbuidos en una sociedad colonizada, por lo que debemos ser capaces de autenticar los conceptos, llenarlos de legitimidad y desenmascarar los eufemismos. Podemos definir opresión, entonces, como el aprovechamiento de desigualdades para poner en desventaja y someter a un grupo social con base en diferencias raciales, sexuales, nacionales o de otro tipo, que produce una situación de desigualdad de derechos, de discriminación social, cultural y – eventualmente – económica. De todas las opresiones existentes, la más importante es la ejercida contra las mujeres ya que, las mismas son doblemente oprimidas por el solo hecho de ser tales. Podemos hacer una lista infinita pero, sólo nombraremos: la discriminación con relación a la participación en la vida pública y en cargos de responsabilidad en la política (el cupo femenino es en sí mismo discriminatorio). En los tiempos futuros la lucha de las mujeres por la liquidación definitiva de su opresión va a adquirir mayores dimensiones. A la mujer le corresponderá seguramente el papel de vanguardia en la construcción de las nuevas relaciones humanas, desterrando el machismo y la hipocresía de la sociedad. Logrando de este modo, el establecimiento de relaciones humanas plenas, donde por un lado se alcance la máxima expresión de la individualidad y, por otro, el más alto desarrollo de las relaciones sociales igualitarias. CFK, en su discurso en la Cámara de Senadores, en ocasión del tratamiento de la Ley de Interrupción voluntaria del embarazo, dijo que desde ahora su proyecto político será un Movimiento Nacional, Popular, Democrático y Feminista. Es por esto que adherimos al feminismo como motor del cambio social revolucionario que impone la real igualdad entre varones, mujeres, trans y demás géneros disidentes, siendo ésta la real igualdad de todos los seres humanos que se desprende del irrestricto respeto a los Derechos Humanos y que, desde el punto de vista jurídico, está contenido en varios artículos de nuestra Constitución Nacional y, en especial más concretamente, en el art. 75 inc 22 y en los Tratados Internacionales de Derechos Humanos de Raigambre Constitucional; Desmontando, de esta manera, las estructuras hétero-patriarcales que dominan nuestra sociedad actual.

Nos debe reunir la inequívoca vocación de crear dirigentes que sean producto de la voluntad popular y ser fieles a sus mandantes. Para esto debemos asumir una conducta de paridad, no sentirnos superiores y escuchar las verdades del pueblo para que éste se convierta en la vanguardia de un nuevo proyecto nacional popular revolucionario con justicia social y feminista, para derrotar de una vez y para siempre la imposición de un proyecto neoliberal y la desigualdad entre hombres y mujeres.

Este naciente espacio adhiere en todos sus términos al proyecto político propuesto por C.F.K. redefinido como MOVIMIENTO NACIONAL, POPULAR, DEMOCRÁTICO Y FEMINISTA, ello en virtud de las circunstancias históricas, políticas y sociales que nos atraviesan.

Con estas promisorias ideas y propuestas iniciamos un camino donde sólo la unión férrea, la solidaridad, la amistad y el compañerismo, nos hará sostener el esfuerzo de colaborar con la construcción de una alternativa política en tiempos de angustia profunda y miserias extremas. –